Opiniones de familias

 

Familia Castellanos Triguero - Valencia

Para mí, el Dr. Moyá, es la persona sabia y con experiencia, que nos ha enseñado y guiado para que nuestro hijo Guillermo, con síndrome de DOWN, sea persona , y está totalmente integrado en esta sociedad.

Le adjunto varias fotos de algunas de las actividades que realiza. (Trabajando en DECATHLON,  participó en una travesía a nado en el mar de más de 2,5 km. , y donando sangre. No le mando un vídeo tocando la guitarra, porque el archivo ocupa mucho espacio y no me lo permite el servidor).

Mi familia y yo, le estaremos eternamente agradecidos por su labor con nuestro hijo.

A Dios pido que le dé salud, para seguir haciendo su trabajo, como hasta ahora lo ha realizado.

Saludos y un fuerte abrazo de mi mujer y de Guillermo.

Francesc García

Vam contactar amb el Doctor Moyá a finals dels anys 90 per la recomanació d’una mare amb una filla amb necessitats especials, que és com normalment arribem tots al doctor. Desesperats, espantats i a la recerca d’un diagnòstic que ens permeti creure en un tractament que millori les condicions dels nostres fills i així va ser.

Després de molts anys de diagnòstics contradictoris i d’una propensió a l’administració de productes químics per part d’una medicina hospitalària “normal”, el Doctor Moyá va ser la fusta a la que ens vam poder agafar en mig d’una tempesta que era la malaltia no diagnosticada de la nostre filla Lisa i les seves constants crisis convulsives.

En veritat vam posar a les seves mans el nostre be més preat, la nostre filla i estic convençut de que ha estat una de les millors decisions de la meva vida. Segur que no tenim cura per tots els mals, però estar acompanyat per algú amb els seus coneixements reconforta i dona tranquil·litat de que fem els millor per ells, els nostres fills.

Moltes merces amb tot el nostre cor.

Familia de Eva Rodriguez - Málaga

Cómo poder acotar con palabras la excelente labor realizada por nuestro queridísimo Doctor. Tarea harto difícil ya que, gracias a su saber y pasión por su profesión, la vida nos cambió completamente.

Somos una familia del sur de Andalucía, que allá por el año 1988 completó la familia de 5 miembros con un nuevo nacimiento. La nueva hermana se llamaría Eva M.ª, nació con Síndrome Down, en ese momento desconocíamos absolutamente todo lo relacionado con estas personas tan maravillosas.

Nos encontrábamos perdidos y desorientados, y por azares del destino, una buena amiga nos habló de un Doctor que residía en Barcelona y del cual contaban maravillas.

Sin pensarlo, con la maleta llena de ilusiones, cogimos un Talgo y allí que nos plantamos con nuestra amada hija, en la ciudad de Barcelona.

Desde el primer contacto, sentimos que ese profesional cambiaría nuestras vidas para siempre.
Hoy, tras más de veinte años desde aquel primer encuentro, Eva Mª se encuentra completamente integrada tanto social como laboralmente, y dentro de los límites que les impone este modelo de sociedad en el que vivimos, su vida es plenamente feliz y se siente un adulto realizado.

Cómo referimos al principio, es difícil poder sintetizar en palabras el eterno agradecimiento a nuestro querido Doctor, sin él la vida(ahora estamos completamente seguros de eso) no hubiera sido ni la sombra de lo que conseguimos gracias a este EXCELENTE profesional.

Un fuerte abrazo de Eva María y su familia

Rafaela Aguirre - Quito Ecuador

El Dr. Moya es el mayor referente que tengo como persona y como profesional, un ser distinto por su genialidad y con una capacidad de servicio infinita, incluso a perjuicio propio.

Cuando lo conocí, me tomo tan solo 30 segundos en saber que, a más de ser una persona de otro nivel, seria quien nos guiaría sabiamente en la crianza de mi hija Rafaela.

Su experiencia, conocimiento, inteligencia y transparencia, me dan la absoluta seguridad que estamos en las mejores manos y que mi hija tendrá una posibilidad de tener una vida propia y ser una persona como él siempre nos dice.

Me siento un ser privilegiado en conocerle, en escuchar y entender sus palabras para tratar de ponerlas en prácticas y, sobre todo, en no olvidarlas nunca ya que son absolutamente sabias.

Todo lo hace simple y transparente, nos hace ver las cosas desde un punto de vista práctico y funcional, transmitiéndonos esa seguridad cuando uno hace las cosas de manera correcta.

Solo puedo dar las gracias de haber compartido esas pocas charlas cuando podemos viajar a Barcelona, esas reuniones por skype donde nos enfoca y nos hace verpor dónde va el camino.

No hay nadie como el Dr. José Moyá Trilla ……….es único y genial !!!!!

Hannah Lion - Australia

“Dr Moyá’s expertise and care has fundamentally changed how I relate to my daughter. I was treating her differently because I had perceived her as different. That dissolved away after starting to work with Dr Moyá, first with Andrea and then directly with Dr Moyá in Barcelona with Adelina. I came to see that my child wasn’t sick and I began a new relationship of enjoying my child’s blossoming instead of worrying about deficits and comparisons. This has created an environment for our daughter to thrive. Meeting you all has changed the course of our lives, we are eternally grateful.

Thank you so much!!

Warmest wishes,
Claire, Ben and Hannah xxx

Padres de Eva Franch - Tarragona

Te conocemos de muchos años diríamos que eres médico especialista en niños distintos … vivaz de valor audaz, persistente, sinceridad verdadera, corazón grande de los corazones pequeños y enamorado de tu oficio y Eva te bendice.

Padres de José Humberto - Sevilla

Estar en su consulta desde la primera vez fue ver una luz en el desierto, nos hizo ver un panorama diferente al que teníamos lleno de esperanza y optimismo. Pusimos en práctica con mucho entusiasmo y cariño todo lo indicado con nuestro pequeño José Humberto y “si”, se vieron avances claros y evidentes. Ahora mismo José Humberto es un niño que crece feliz y sano en medio de su circunstancia. 

Esperamos volver a encontrarnos, siempre rezamos por ustedes, que Dios les bendiga

Gabriela Bueno - Quito ECUADOR

Siempre digo que haberle conocido al Dr. Moya es un privilegio!  Siento que he conocido un Santo en Vida! Y es que nunca había conocido alguien con tanta capacidad de amar,  alguien tan generoso con todo su ser y lo que está a su alcance.  Como si fuera poco…es como una pandemia (ahora  que está de moda esta palabrita) por su capacidad de contagiar a su equipo y seguidores de tanto amor, entrega y desprendimiento.

Cuando mi hija Rafaela nació mi esposo solo pensaba en llevarle al mejor doctor del mundo para el Síndrome de Down, es así como llegamos al Dr. Moya.  Yo le decía que no era necesario ver un doctor, que el síndrome no se cura, se lo vive, que nadie puede hacer magia…  Que bueno que mi esposo se empeñó en ir desde Ecuador hasta Barcelona para conocer a este personaje.

Llegamos a Bcn y los primeros días fueron de turismo, no sin que pasáramos por Balmes 226 para “curiosear” desde afuera.  Yo tenía muchas dudas pues ni letrero había.  Como soy bastante analítica antes de ir contacté a gente de España tratando de entender quien era este Dr. Moyá, que títulos tenía, cual era su especialidad, su experiencia, etc.  Nadie pudo responder las mil y un preguntas que tenía; pero si darle gusto a mi esposo incluía un viaje a España estaba bastante atractivo.

Con 6 meses de edad de Rafaela, llegamos a nuestra cita, yo esperando entrar a un centro terapéutico lleno de materiales, juguetes, colores para niños, etc. De pronto estábamos en un edificio clásico de BCN, nos abrieron la puerta de un lugar que parecía más un buffete de abogados que un centro para niños y apareció él, EL DOCTOR MOYA, muy pequeño de estatura y delgado, con un vozarrón que clamó la bienvenida!  Se sentía extraño, pero se sentía bien.

En los primeros minutos yo buscaba en las paredes los títulos y las respuestas a mis preguntas, rápidamente eso pasó a un último planto.  Tomó muy poco para entender que si había alguien que podía hacer magia, y era el Dr. Moya.   Es la magia del amor, de creer, de confiar, de escuchar, de exigir, de ser humildes, de aceptar.

Durante 5 días la observaron de mañana a tarde, no se les escapó un solo detalle.  Parecía que conocían a Rafaela más que yo misma.  El primer mensaje de nuestra primera visita fue que Rafaela es una persona, que tenemos que amarle como tal, que  no necesita de nuestra pena ni la de nadie, que solo el amor y la exigencia la harán una mujer independiente y feliz.

El último día de nuestra primera cita mi esposo y yo llorábamos, tanto por las noticias y esperanzas que teníamos acerca de Rafaela y su futuro como por irnos de Barcelona y alejarnos de este ser, el Dr. Moya, que nos dio tanta seguridad y amor.  Sabíamos entonces que volveríamos cada que pudiéramos.

Nueve años más tarde agradezco haber ido a esa primera cita y a todas las demás, fue el mayor acierto.  Se que Rafaela es la paciente y a quien atiende el Doctor, pero yo me siento “la paciente”, llevo a Rafaela con mucha humildad para recibir la dosis de “ubicatex” que necesito para guiarla.  Solo y solo el Dr. Moyá me cuestiona, me guía, me ayuda a ver mis errores y celebrar mis aciertos.  El Doctor nos dice no lo que queremos escuchar, sino lo que necesitamos escuchar si queremos guiar a Rafaela para que ella sea una persona.

Puedo extenderme con infinidad de ejemplos del doctor y su equipo, de su generosidad, de su amor, guardo total admiración y gratitud por el doctor, por la gente que ha formado, por las familias que ha tocado. Gracias por estar en nuestro camino, por guiarnos con Rafaela, por amarla, por tanta vocación y entrega.

Familia De La Chica Marquez - Granada

El doctor Moyá no es solo el médico de Héctor, es el médico de la familia de Héctor……porque los niños y sus familias son la razón de ser de este hombre de vitalidad desbordante que ha vivido y vive entregado a sus niños.

Los niños diferentes necesitan algo más que un diagnóstico, necesitan que alguien crea en sus posibilidades y marque el camino para su desarrollo y su autonomía.

Y eso es a lo que ha dedicado el doctor Moyá su vida, a nuestros niños, a “sus” niños, huyendo de etiquetas y buscando siempre a la persona.

Familia Pavón Velilla - Barcelona

El Dr. Moyá, después de tantos años de estar siempre con nosotros,  ya es de nuestra familia,  cuando lo conocimos hace 33 años  en uno de nuestros momentos más difíciles (que fue el nacimiento de nuestra hija Marta), ya desde el primer día que tuvimos la reunión en su consulta nos dio una confianza que desde entonces ningún profesional  nos había dado, y tenemos que confesar que al principio cuando nos iba comentando todo lo que debíamos hacer con Marta nos parecía un poco especial y al comentarlo con otros padres,  incluso nos decían que éste sistema no daría buen resultado.

A pesar de todo, pusimos toda nuestra confianza en él, puesto que veíamos que Marta iba evolucionando (aunque muy poco a poco) pero siempre con la ilusión que nos transmitía el Dr. Moyá, al decirnos que “aunque despacio, se lograría llegar a la meta deseada.”

Pasado el tiempo   y a pesar de que Marta ha pasado por muchas etapas, unas mejores que otras, siempre tenemos que estar muy pero que muy agradecidos al Dr. Moya por no dejar nunca de luchar por todos sus niños (como él dice) porque gracias a sus consejos (siempre muy sabios) hemos podido nosotros y otros muchos padres llegar a poder cumplir los objetivos deseados.

Por eso siempre, repito, siempre estaremos con el Dr. Moya y todo su equipo. PD: Cuando tienes fe y confianza, que es lo que transmite el Dr. Moyá, el resultado es haber llegado (dentro de sus limitaciones), a una preciosidad de persona como MARTA.

Familia Carrera Herrara - Quito ECUADOR

“Somos Polo y Sole de Ecuador, papás de David, nuestro amado 2do hijo.  

David tiene 18 años. Cuando nació, la mano de Dios nos guió para encontrar al Doctor Moya al otro lado del océano.  Lo conocimos por primera vez cuando David tenía 8 meses de edad, armamos las maletas y cruzamos el océano, seguros de que íbamos en la dirección correcta. Hasta el día de hoy recuerdo la claridad que me dejó aquel encuentro con Dr Moya, la sabiduría de toda una vida guiando a chicos distintos me dió paz, tranquilidad, fuerza y me devolvió mis sueños.  

Durante 18 años hemos cruzado ese mismo océano.  Cada año viajamos para tener estos mágicos encuentros. Cada año tenemos nuevas dudas que el Dr Moya sabe esclarecer, nos guía, nos apoya y hace de mi David lo que es hoy. Un joven seguro, capaz, con las herramientas necesarias para ser un adulto totalmente integrado.  Cada palabra, cada requerimiento o demanda hecha ha sido sincera y llena de amor, y la verdad, nosotros como papás seguimos su plan sin dudarlo, porque vemos lo que ha logrado en mi hijo y por ello estaremos siempre agradecidos.”

Angel Abreu - Tenerife

El Doctor D. José Moyá Trilla es, ante todo, un hombre sabio, un hombre sabio que ama, que ama muchísimo; que vive su trabajo con absoluta dedicación a las personas a quienes ayuda a través de su sabiduría y conocimientos, forjados a través de los muchos años que lleva dedicando a esta tarea.

El Doctor Moyá es un consejero, un amigo, un padre, un abuelo, un hermano, un maestro,… es esa luz que todos los papás y mamás de, como él los llama, niños distintos, necesitamos y buscamos en algún momento.

Como ama a raudales, se dedica a intentar mejorar lo más posible el cuerpo y alma de nuestros niños y, por lo tanto, también el estado de ánimo de los papás y mamás. ¿Y quiénes son nuestros niños?, ni más ni menos que los que a pesar de los esfuerzos del sistema no terminan de encajar en la sociedad, o les cuesta muchísimo.

El Doctor escucha, observa, valora, estudia y diagnostica para ofrecer el mejor programa médico/educativo para éstos, nuestros tesoros.

Siempre con respeto y enorme paciencia, apoyando y luchando contra corriente en una sociedad muy complicada.

Para nosotros descubrir al Doctor Moyá fue como la llegada de brisa fresca, limpia, pura. Un sensación de libertad, fortaleza, apoyo…. Porque cuando se tiene un hijo como el nuestro, necesitamos un médico que cuide de sus problemas físicos, pero también de su conexión con el mundo en que va a vivir. Esto último no lo suele hacer la medicina convencional, pero el Doctor sí lo hace, junto con su equipo ayuda a que nuestro hijo conecte con el mundo que le rodea. Y, a los padres, nos lleva a cambiar esquemas, que a veces cuesta mucho.

Abrir chat